San Alberto Hurtado

Navidad

Esta salida es la más esperada del año. La gente que vive en la calle nos necesita todavía más en estas fechas, se sienten aún más solos.

Empezamos como una salida normal. Preparamos las bolsas de comida y ropa para hacer las tres rutas habituales. Pero poco a poco la Parroquia se fue llenando de gente, no cabíamos en la sala. La asistencia de voluntarios doblaba lo habitual. Habíamos preparado también unas felicitaciones de Navidad, que un grupo de jóvenes estuvieron escribiendo a mano. También, unas bolsas-regalo, en las que había un gorro, guantes, calcetines y ropa interior.

Salimos hacia nuestras tres rutas habituales. El grupo del Paralelo fuimos en primer lugar al Palau d’Esports. Encontramos a José nada más llegar. Se alegró de vernos. Ya le habían quitado el vendaje de la pierna y andaba con normalidad. Nos agradeció muchísimo que le hubiéramos conseguido las medicinas en la salida anterior. Le dimos la bolsa-regalo y le encantó.

Seguimos dando la vuelta, y ahí estaba Eduard. Qué contento se puso cuando le llamamos por su nombre! Se quedó también unos pantalones.

Más adelante estaba María. Afortunadamente teníamos una chaqueta que le iba a medida, y pudo hacer frente al frío con ella.

Y seguimos haciendo toda la vuelta y repartiendo lo que teníamos.

Luego pasamos un momento por Drassanes y allí entregamos la ropa que nos quedaba. No obstante, nos guardamos algunas bolsas de comida y de regalo para la segunda parte de la noche….

Habíamos quedado todos en Plaza Cataluña/Ramblas y hacia la medianoche empezábamos a bajar por las Ramblas un grupo de más de 60 personas, con dos guitarras y ganas de cantar.

A medida que bajábamos íbamos repartiendo bolsas y felicitaciones, cantando villancicos, dirigidos por los dos guitarristas. Parábamos cuando veíamos a alguien necesitado. No paramos de arrancar sonrisas. Cuando se nos acabó el repertorio seguimos con canciones de Emaús…

Giramos por la calle Ferran hacia Plaza Catalunya y allí nos detuvimos frente al Pesebre donde cantamos un poco más. Todavía éramos unos quince. Volvimos de forma rápida por el mismo camino…era la una y media y mucho teníamos que trabajar al día siguiente.

Fue una noche especial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *