Blog

San Alberto Hurtado Santa Marta

Crónicas de San Alberto (III)

 

 

Ruta Palau Paral·lel:

La noche fue especial para nosotros pues nos acompañaba, por primera vez como voluntario, Marcos.

La historia de Marcos es una de esas historias que ocurre muy de vez en cuando y que te da fuerzas para seguir adelante con los apostolados a pesar de las dificultades que siempre surgen. Se quedó en la calle hace siete meses y, como ocurre en muchos casos cuando se está en la calle, acabó cayendo en la droga. Nos lo empezamos a encontrar en una de las rutas y nos contó su historia, diciéndonos que quería salir de ese bache y volver a encauzar su vida. Contactó con una asociación especializada para ayudar a salir de la droga y lo admitieron para tratarlo. Como nada ocurre por casualidad, precisamente estos días hemos decidido dar luz verde y lanzar ya el proyecto de Santa Marta, cuya finalidad es dar un hogar y una familia (no sólo un techo donde dormir) a personas que pasen por una situación complicada en sus vidas y que necesiten acompañamiento emocional y espiritual. Así que todo se alineó para que Marcos sea el primer integrante acogido en la familia mientras no ingrese en el centro de desintoxicación. Lo que más me admira de él es su clara determinación de salir de la droga y poder rehacer su vida. Como siempre ocurre, está muy agradecido porque le hayamos dado una oportunidad de no tener que seguir en la calle, pero realmente quienes más recibimos somos nosotros, por su sonrisa sincera de agradecimiento, su apoyo incondicional, su disposición a ayudar, las charlas en los desayunos y cenas en las que podemos compartir nuestras inquietudes y proyectos de futuro… Me alegra mucho también verlo disfrutar y vivir las misas en la parroquia, con esa alegría que no puedes explicar de dónde viene y que nada ni nadie te puede quitar.

Siguiendo con la noche de ayer, como no hacía frío, los pequeños estaban aún despiertos y pudimos charlar con ellos. Marcos les hablaba de su situación y les contaba su historia, transmitiendo alegría y esperanza a los pequeños de la calle. Les hablaba con mucho cariño de la parroquia, del padre Felipe, de cómo le había ayudado la fundación… A todo aquel que encontraba a su paso les decía que Dios les ayudaría a encontrar su camino en la vida.

También nos encontramos con Joel, que está en la calle desde el domingo pasado. Nos impresionó su historia porque a raíz del fallecimiento de su mujer, su vida dio un giro y no tiene donde vivir. Lloraba con tristeza por su recuerdo y por cómo ha cambiado su vida desde entonces. Estaba en el portal de Lourdes acompañado por ella y su pareja, charlando animadamente a medida que transcurría la noche.

Gracias a todos los que hacéis posible el apostolado de San Alberto, ya sea con los preparativos, las compras, la organización, las salidas, la limpieza, todos y cada uno de vosotros hacéis que el engranaje funcione, podamos salir cada viernes y podamos vivir historias tan bonitas.

Y para finalizar, hoy en Santa Marta tendremos a un nuevo integrante en la familia. Hace unas semanas no sabíamos qué nos depararía el futuro en este proyecto pero una vez más, Dios nos va marcando el camino poco a poco. Rezad mucho por Santa Marta!!!

 

* Todos los nombres de esta entrada han sido cambiados para preservar el anonimato de los pequeños *

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *