Blog

Viernes  10 de mayo
San Alberto Hurtado

Viernes 10 de mayo

Cuando ya salimos de la Parroquia nos dirigimos hacia Paralelo,  ( Liuba, Mario, Karina, Virginia y mi niña Montse)  Antes de empezar a rezar el Rosario, para nuestros pequeños, le decía a Mario que tenía la sensación, que la noche parecía muy tranquila, y así fue!!! Notaba una presencia muy agradable junto a nosotros!!! Sin duda el Señor y la Virgen nos llevaban hacia los pequeños más necesitados!!!

Nada mas empezar nuestra ruta habitual nos encontramos un pequeño que estaba bajo un portal no tenía nada debajo, apoyaba su cabeza a una mochila y se tapaba la cara con su chaqueta. Nos acercamos Mario y yo y le preguntamos si quería algo y nos dijo que no, que quería dormir y que no quería nada…en el fondo me sentí triste que no pudimos hacer nada por él, pero me di cuenta que la noche acaba de empezar, así que le dejamos descansar y seguimos con nuestra ruta.

Un poco más adelante encontramos a un chico de 35 años, Ali  que era de Pakistaní estaba casi dormido pero cuando le saludamos se despertó y aceptó nuestra pequeña ayuda. Habló con nosotros y cuando le pregunté ¿Qué le pasó, porque dormía en la calle? nos dijo que hacía 4 meses que había salido de la cárcel  que no tenía papeles y que no le queda otra que quedarse en la calle…

Me impresionaba muchísimo ver que cuando le dimos de comer no paraba de mirar al cielo y a nosotros y nos agradecía sin parar…al verlo así, se me ocurrió preguntarle si había comido hoy? y nos dijo que no, que para él tener de comer hoy ERA UNA FIESTA y nos agradeció mil veces PORQUE PASABA DÍAS SIN COMER…

Nos despedimos de él y seguimos hasta llegar al Palau d’ Esports  allí conocimos a  Aida y su hermano Ángel, Aida fue agradable con nosotros recibió nuestra ayuda pero su hermano estaba ya dormido y no quiso despertarse… Aida nos contó que vivían en un piso 17 personas, les desalojaron y se quedaron en la calle, llevan solo 15 días durmiendo en la calle, de momento no tenían otra solución.                                     

Un poco más allá estaban los de siempre Andrei y su pareja Maria que llevan mucho tiempo en la calle, Maria es una chica muy maja y se nota que quiere mucho a Andrei.  Luego nos encontramos dos chicos de África, Adam y Lacón, nos contaban que eran Mulsulmanes pero que creían en Dios Padre y Dios Hijo uno de ellos hablaba bien el español y nos pusimos a rezar con ellos y se sabia el Padre nuestro…la verdad que me sorprendieron mucho, eran muy amables y muy agradables.

Más adelante estaba el chico rumano que siempre está solo y habla muy poco pero siempre acepta nuestra ayuda y nos agradece…

Después encontramos a Mihail que es de Georgia, por último nos paramos con Estanislao, es un chico búlgaro que se gana la vida pidiendo limosna y duerme en la calle porque no le da para pagar una habitación, me contó que se quiere ir a Bulgaria el mes de agosto para ver a sus padres y que volverá…con él terminamos toda la comida que llevamos.

Al final nos fuimos a Drassanes y nos reunimos con Francesc ,Angelina ,Petri, Consol, y Juan, allí vimos unos cuantos pequeños, les dimos ropa y café que nos quedaba… Nos despedimos y nos fuimos.  Para mi ha sido una noche inolvidable sobretodo la definiría la mejor noche de todo el tiempo que llevo en este Apostolado…

Cuando con reunimos con Liuba, Mario, Karina, Virginia y Montse nos quedaba un solo bocadillo, algo de leche, café y bastante ropa. Vimos un grupo de cuatro pequeños, detrás de unos contenedores y fuimos hacia allí.

Había un chico de Badalona, además de Dafne y Sandro, una pareja de Italiano/Bosnio dándose un beso en la boca y un egipcio. Nos acercamos y ofrecimos lo que teníamos. En seguida un grupillo de nosotros se acercó al grupillo del chico de Badalona y los otros estábamos pendientes de los demás.

El egipcio hablaba poco, tomó café y cogió algo de ropa y entonces los que estaban con el de Badalona empezaron a rezar con él. Ofrecimos rezar a la pareja; Sandro dudó un poco, pero lo rechazó. Ella, de mala gana (había sido realmente antipática desde el primer momento) dijo que no era creyente, que no creía en Dios y que sólo creía en “una energía superior”. En ese instante cogí mi cartera, saqué una estampa, se la entregué y le dije: “esta es mi energía superior”. Y ocurrió un momento mágico. La cogió, reconoció la imagen, se le enterneció el rostro y murmuró: “Medjugorje”. “La conoces?”, dijimos. y exclamó: “en Ésta sí creo”.  Se me puso la piel de gallina!!……

A partir de ese momento fue otra persona; dulce, amable y agradecida. Tengo la certeza de que ahí mismo estaba nuestra madre María apuntando a Dafne en su lista de favoritos…

Crónica escrita por Liuba y Francesc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *